Descambiar: La falsa incorrección

Compártelo con tus amigos

¿Alguna vez has sufrido las consecuencias de una mala compra? al menos yo, muchas veces.

Y es que hay ocasiones en donde un producto nos llama tanto la atención que no nos fijamos si tiene algún error de fábrica, imperfecto, es de nuestra talla o si es lo que en verdad necesitamos. Ya cuando nos damos cuenta, estamos en casa, tristes y con algo que no vamos a utilizar jamás.

Lo bueno de la mayoría de locales es que si no te queda o no te sirve el producto que compraste, puedes ir tranquilo a pedir el descambio de tu dinero.

Y no, no acabo de escribir una palabra mal escrita. En realidad “descambiar” es una palabra bien escrita, bien dicha y nadie puede decir lo contrario

Si no me crees, anda ve a la definición de la RAE para verificar lo que te digo, aquí te espero… ¿Ya lo hiciste? Pues bien, como bien lo leíste ahí (si no lo hiciste, te lo vuelvo a explicar).

El verbo descambiar es una palabra que tiene como significado literal: «deshacer un cambio o trueque».

Sin embargo, esta palabra también puede ser utilizada (en su forma coloquial) para pedir que te regresen tu dinero cuando haces alguna compra comercial y al final no quedaste satisfecho con el producto.

Es más, si analizamos la palabra 10 segundos, nos damos cuenta de que “descambiar” se trata de deshacer un cambio que hicimos anteriormente.

En nuestro caso fue la adquisición de algún artículo (que no nos agradó al final) a cambio de nuestro precioso dinero.

Y la parte más importante es que esta palabra se ha podido utilizar para estas ocasiones desde hace más de 200 años.

Así que ya no hay que desaprovecharla más. Cuando tengas que ir a pedir un rembolso, no olvides decir: ¡DESCAMBIAME ESTE PRODUCTO!

Compártelo con tus amigos


¿Te quedaste con ganas de aprender más?

Deja un comentario