Terror: El último mensaje a mamá

Compártelo con tus amigos

En el siguiente relato conocerás la historia de Gabriela, una chica que su único error fue salir de fiesta.

El último mensaje a mamá

Al final si salí de casa mamá. Después de mucho tiempo sin salir con mis amigos, decidí acudir a la fiesta de mi facultad.

Eso sí, en todo momento me acordé de aquellas palabras que siempre me repetías cuando salía a algún lado.

— Si vas de fiesta, por favor no tomes. Es muy peligroso para ti.

Por eso, yo en esta fiesta tomé puro refresco. Me sentí muy orgullosa de mi misma. Hice una elección saludable ya que no necesito emborracharme para disfrutar una fiesta.

Me divertí bastante, ya no recordaba ese sentimiento de poder estar con los amigos platicando, bromeando, siendo yo misma.

Sin embargo, cuando terminó la fiesta, muchos de mis amigos se fueron a conducir sin estar en sus cinco sentidos. A pesar de que les aconsejé que mejor pidieran un Uber para evitar accidentes, ellos decían que estaban bien.

Yo ya no podía hacer nada por ellos. Al menos yo si estaba bien para poder manejar sin problemas. Así que sin preocupaciones fui a mi coche. Ya me sentía bastante cansada, solo quería llegar a mi casa, comer algo rápido y acostarme a descansar.

Nunca me imaginé que esto me podía pasar a mi, mamá… te juro que yo no tuve la culpa de nada.

Ahora estoy tirada en la carretera, veo muchas luces alrededor mío. Me imagino que son las patrullas, bomberos y ambulancias…

No tengo fuerzas para moverme, tampoco siento mis piernas, estoy muy débil.

Escucho a un policía decir que el chico que provocó el accidente iba en estado de ebriedad.

Mamá, a pesar de que el policía está a menos de 4 metros, yo escucho su voz muy distante… Mi sangre está derramada por todos lados y estoy intentando con todas mis fuerzas no llorar.

Puedo escuchar a los médicos decir que la persona más grave del accidente soy yo. Que el chico solo tiene unas costillas rotas. Pues claro, su vehiculo tiene bolsas de aire en toda el área del conductor y mejores medidas de seguridad, mientras que mi Tsuru apenas tiene cinturón de seguridad.

Aquél chico, así como yo, también había salido de fiesta, pero él decidió beber y conducir, y ahora yo tengo que morir.

¿Por qué las personas hacen esto mamá, sabiendo que ponen en riesgo no solo su vida, sino las de los demás?

El dolor es insoportable, siento como si un centenar de cuchillos afilados se me estuvieran enterrando. No creo salir viva de esta…

Alguien tuvo que haberle dicho a aquel chico que beber y conducir esta mal… Tal vez si sus padres se lo hubieran dicho yo ahora estaría viva.

Dile a mi hermana que no se asuste, dile a papá que sea fuerte. Diles que a pesar de nuestras peleas y discusiones, yo siempre los he querido con toda el alma.

Mamá, tengo mucho miedo… no quiero morir… mi respiración se está debilitando, mamá, me siento tan desesperada… ¡Por favor mamá ayudame! Quisiera que estuvieras aquí conmigo, que me pudieras abrazar… que me acompañaras en mis últimos momentos… poder decirte que te quiero… ¡Mamá!

No siento mi cuerpo… ya no tengo fuerzas para seguir luchando por mi vida, los paramédicos hacen hasta lo imposible para salvarme… pero ya no puedo más. Perdón mamá… te amo… Adiós…

Compártelo con tus amigos


¿Te quedaste con ganas de más?

Deja un comentario