Los 5 grandes errores de los padres ante el bullying

Compártelo con tus amigos

El acoso escolar o bullying es un problema que afecta considerablemente a los niños y jóvenes involucrados. Y aunque se sabe que ocurre principalmente en las escuelas, los profesores y maestros no son los únicos que tienen la responsabilidad de mantener el orden y la paz entre sus alumnos.

Nosotros como padres de familia tenemos la obligación de estar al pendiente de la situación de nuestros hijos. Solo así podremos saber si corre el riesgo de convertirse en una posible víctima, o peor aún, un acosador.

Lamentablemente, existe mucha desinformación acerca de este tema. Muchos papás tienen la idea de que el bullying es un problema reciente, que los niños y jóvenes sufren de esto porque no saben defenderse y muchas otras ideas erróneas.

Es por esto, que en esta ocasión quiero contarte los 5 grandes errores que cometen los padres ante el bullying y las mejores formas de solucionarlo. ¿Estás listo? Comencemos.

1. El bullying es algo que debe resolverse entre ellos

Esta idea errónea es la más común entre los papás. Creer que los niños y jóvenes deben saber resolver este tipo de problemas ya que es un conflicto en donde ningún adulto participa es lo mismo que creer que por ser personas adultas ya debemos saber cómo administrar el dinero.

La mayoría de las veces, los niños y jóvenes que sufren de esta violencia no saben cómo manejar estas situaciones de la manera correcta.

Ellos tampoco tienen idea de cómo hacer que su agresor los deje en paz y su solución inmediata es no poner resistencia con la esperanza de que un día su acosador se aburra y ya no los moleste más.

La participación de los padres de familia es un punto importante para detener el acoso escolar. Tu como papá o mamá tienes la obligación de hacerle a entender a tus hijos que, si sufren de bullying, no estarán solos y no tienen porque resolver ese problema solos. Siempre tendrán a sus padres para apoyarlos.

2. Si sufre de acoso escolar es porque se lo buscó

¿A qué persona en su sano juicio le interesa buscar a alguien que lo maltrate? Obviamente a nadie. En las escuelas no habrá ningún niño que quiera ser golpeado y maltratado. Todos buscarán ser respetados y tratados por igual.

Lo que si hay son niños que quieren pegar sin el temor de que les regresen la agresión. Estos niños son los del verdadero problema.

Lamentablemente, estos niños saben como actuar para que no los descubran. Las amenazas son una de sus herramientas preferidas para mantener callados a sus víctimas.

Tu como papá o mamá debes hacerle entender a tus hijos que nadie merece sufrir de acoso, que nadie debe ser maltratado solo porque el otro lo disfruta y sobre todo, que todos merecemos ser tratados con el mismo respeto.

3. Si te pega, regrésale el golpe

Otro gran error es creer que la violencia será la solución al bullying. Animar a los hijos a pegarle a su agresor no resolverá nada y en su mayoría, agravará el problema.

Y es que muchas veces, uno como padre, no sabe la situación en la que su hijo se encuentra. Lo más probable es que el niño no se atreva a defenderse porque el miedo lo invade, porque detesta meterse en problemas o porque son varios agresores y jamás podrá contra ellos.

Lo mejor que puedes hacer como padre o madre es ayudarlo a buscar soluciones a través del diálogo.

Ya si esto no funciona, pueden optar por denunciar al agresor a las autoridades correspondientes (si los profesores o el director no hacen nada, pueden ir con sus superiores) para que el niño problemático tenga una sanción por su mal comportamiento.

4. No seas niña y aguántate.

Esta idea errónea ocurre principalmente en los niños. Comentarios como: “solo las niñas lloran” o “eres un hombre y debes aprender a llevarte así” solo logran que la comunicación padre e hijo sea más escasa.

Una persona que sufre de violencia escolar jamás deberá aguantarse. En el momento donde el juego pasa de diversión a dolor, se debe actuar.

Y claro, existen los casos en donde un niño puede salir lastimado al estar jugando, por ejemplo, caerse al jugar futbol. Sin embargo, cuando estas acciones ocurren una sola vez, se les llama “accidentes”. Si estos “accidentes” ocurren de manera frecuente y con los mismos involucrados, entonces ahí si ya existe un caso de acoso escolar.

Tu como papá o mamá debes evitar decirle este tipo de comentarios a tus hijos. Lo mejor que puedes hacer es advertirle que en el momento donde la diversión pase a dolor, ponga un alto a través del diálogo. Si no funciona, que mejor ya no se junte con ese tipo de personas.

5. Si ves que a alguien le pegan, tú no te metas

En la mayoría de los casos de bullying, la víctima no es capaz de denunciar a sus agresores. Las personas que no están involucradas en el acoso, pero que saben que existen, son las únicas que pueden ayudar a la víctima en estos casos.

Si tus hijos saben de algún caso, tu como padre de familia tienes que hacerle entender que la denuncia es lo mejor que pueden hacer.

Y claro, el no tiene por qué meterse en problemas por hacer esto, avísale que toda denuncia siempre será anónima.

A veces, uno puede ver este pequeño acto como algo simple, pero para el que sufre de acoso escolar es algo que le ayudará a evitar problemas emocionales y sociales a futuro.

Fuente: Guía Infantil, Universidad VIU.

Compártelo con tus amigos