¿Qué es un ensayo escrito?

El ensayo escrito es un texto que permite al autor expresar sus ideas y pensamientos acerca de un tema en particular. Los puntos más importantes de este texto son:

1. Es un texto en donde una persona puede expresar sus ideas, pensamientos y emociones con total libertad.

2. Utiliza argumentos y evidencias para sostener las ideas del autor.

3. Se compone por: Introducción, desarrollo o cuerpo, conclusiones y bibliografía.

4. Son textos muy breves que abordan un solo aspecto del tema elegido.

Pero sigue leyendo, ya que en este artículo vamos a abordar a detalle cada uno de los aspectos que hacen único al ensayo escrito.

¿Qué es un ensayo escrito? Definición completa

El ensayo es un tipo de texto que brinda al autor la oportunidad de expresar sus pensamientos y reflexiones sobre un tema específico. A diferencia de otros estilos de escritura más rígidos, en un ensayo, el autor tiene la libertad de analizar y comentar el tema desde su perspectiva, permitiendo una exploración más íntima y detallada de sus opiniones y experiencias.

Esto quiere decir que un ensayo escrito es como un diario personal donde el autor puede hablar, con total libertad, sobre el tema que más le interese.

Y es diferente a otros textos porque aquí el autor es libre al expresar lo que piensa y siente. Se pueden mezclar ideas propias, cosas que se han aprendido y experiencias personales.

Esto hace que leer un ensayo sea como tener una conversación con el autor, donde nos cuenta su punto de vista sobre un tema.

I) El ensayo escrito como un texto de investigación

No obstante, el ensayo también se considera un texto de investigación, ya que su proceso de escritura implica una exploración y análisis profundo de diversas fuentes de información. Esto con el fin de respaldar y argumentar cada una de las ideas del autor.

Por lo tanto, el ensayista debe consultar una variedad de materiales como libros, artículos académicos y páginas web. Esta investigación le permitirá enriquecer su ensayo con perspectivas diversas y evidencia sólida, lo que contribuye a la profundidad y credibilidad del texto.

Por ejemplo, imagina que un amigo te cuenta una historia increíble, pero no tiene cómo demostrar que es verdad. Puede ser interesante, pero sin pruebas, te quedas preguntándote si realmente sucedió. Así es con un ensayo: si el autor solo escribe su opinión sin mostrar evidencias que lo refuercen, es difícil tomar sus palabras en serio.

Por lo tanto, es necesario buscar evidencias en libros, artículos y sitios web para respaldar tus ideas. Esta acción marca la diferencia entre un «me lo contaron» y un «te lo puedo demostrar».

II) ¿El ensayo escrito es un género literario?

El ensayo si es un género literario debido a que es un medio para expresar la creatividad y el estilo personal del autor.

Y es que en este texto, a menudo se incorporar elementos literarios, como la metáfora, la analogía y la narrativa, para enriquecer su contenido y hacerlo más atractivo para el lector.

En otras palabras, un ensayo es como una obra de arte con palabras. Es especial porque el autor pone mucho de sí mismo en él: sus pensamientos, su forma de ver el mundo y su estilo personal. No hay reglas estrictas sobre cómo debe escribirse un ensayo, lo que da al autor libertad para ser creativo con sus ideas.

III) Concepto del ensayo escrito según diferentes autores

El ensayo escrito, como género literario y forma de expresión, ha sido definido y reinterpretado por diversos autores a lo largo de la historia, cada uno aportando su perspectiva única. Las definiciones más populares son:

a) El ensayo según Michel de Montaigne

Montaigne, a menudo considerado el creador del ensayo moderno, concibió este género como una forma de autoexploración. En sus «Essais«, aborda una amplia gama de temas desde una perspectiva muy personal, mezclando reflexiones sobre la experiencia humana con anécdotas personales. Para Montaigne, el ensayo es un diálogo consigo mismo, una búsqueda de la verdad a través de la introspección.

Es decir, imagina que estás teniendo una conversación contigo mismo sobre todo lo que te rodea: eso es lo que Montaigne hizo con sus ensayos. Él escribía como si estuviera explorando sus propios pensamientos y sentimientos, hablando sobre temas cotidianos de una forma muy personal y sincera.

b) Los ensayos según Ralph Waldo Emerson

El ensayista estadounidense Emerson veía el ensayo como un acto de autoafirmación y una herramienta para compartir y defender la verdad personal. Sus ensayos son meditaciones sobre temas como la naturaleza, la filosofía y la experiencia humana, destacando la importancia de la voz individual y la autorrealización.

Es decir, para Emerson, escribir un ensayo era como gritar al mundo «¡Esta soy yo y esto es lo que creo!» Utilizaba el ensayo para compartir sus ideas sobre la vida, la naturaleza y cómo cada persona tiene su propia chispa especial.

c) El ensayo según Virginia Woolf

Virginia Woolf expandió las fronteras del ensayo al combinar crítica literaria, narrativa personal y reflexión filosófica. Para Woolf, el ensayo es un espacio para la experimentación literaria, donde la introspección personal se entrelaza con detalles sobre el mundo exterior y las obras literarias.

En otras palabras, Virginia Woolf veía los ensayos como un lienzo en blanco donde podía pintar con palabras, mezclando sus pensamientos personales con su amor por la literatura. Sus ensayos son como paseos por su mente, donde reflexiona sobre lo que lee y cómo ve el mundo.

d) El ensayo escrito según George Orwell

George Orwell utilizó el ensayo para ofrecer agudas críticas sociales y políticas. A través de ensayos como «Shooting an Elephant» y «Politics and the English Language«, Orwell examina temas como el imperialismo, la política y el uso del lenguaje, demostrando cómo el ensayo puede ser un medio poderoso para la crítica y el análisis social.

Es decir, George Orwell usaba el ensayo escrito como una lupa para examinar y criticar las cosas que no le gustaban de la sociedad y la política. Sus ensayos son como reportajes honestos y directos sobre temas serios, mostrando cómo el poder del lenguaje puede revelar verdades incómodas.

e) Los ensayos escritos según Theodor W. Adorno

Para Adorno, el ensayo es un acto de resistencia contra las estructuras rígidas del pensamiento académico y la sociedad. Veía el ensayo como una forma de desafiar la ortodoxia y promover el pensamiento crítico, utilizando este género para explorar complejas teorías filosóficas y culturales de una manera más accesible y reflexiva.

En otras palabras, Adorno veía los ensayos escritos como una forma de rebelarse contra las formas tradicionales de pensar y escribir. Para él, escribir un ensayo era como tomar un camino diferente al habitual, uno que te permite ser más creativo y crítico, y explorar ideas complicadas de una manera más libre y personal.

¿Por qué es importante el ensayo escrito?

El ensayo es importante porque le permite al autor presentar, desarrollar y defender una tesis. Y esta tesis puede ser una hipótesis, una afirmación, una pregunta central o una idea principal.

Y es que el ensayo no es simplemente un conjunto de opiniones o reflexiones personales; su objetivo es presentar y desarrollar una idea o argumento de manera coherente y convincente.

Es más, en muchos casos, el ensayo se construye alrededor de una pregunta específica, en donde el autor explora sus posibles respuestas o aborda un problema en particular para llegar a una posible solución.

Por lo tanto, el ensayo no solo muestra lo que piensa el autor, sino que también explica por qué lo piensa, invitando al lector a reflexionar sobre el tema.

¿Para qué sirven los ensayos?

El ensayo escrito puede servir para diferentes propósitos, pero todo dependerá de la intención del autor y el tema que haya elegido. No obstante, los propósitos más comunes en un ensayo son:

  1. Convencer al lector: El escritor quiere influir en la opinión o actitud del lector para que apoye una idea en específico.
  2. Hacer reflexionar al lector: El autor tiene la intención de estimular el pensamiento crítico del lector, incitándolo a considerar nuevas ideas o cuestionar sus creencias.
  3. Criticar un tema: El autor tiene la intención de criticar un tema, analizando y buscando sus fortalezas y/o debilidades, y formulando juicios basados en evidencia y lógica.
  4. Reinterpretar una idea: El autor decide tomar ideas existentes y presentarlas bajo una nueva luz, proporcionando interpretaciones originales o diferentes.
  5. Refutar ideas contrarias: El autor utiliza el ensayo escrito para defender una postura propia y, simultáneamente, desafiar argumentos opuestos.
  6. Proponer soluciones a problemáticas: El ensayista quiere identificar problemas y sugerir soluciones factibles acerca de un tema.
  7. Entretener al lector: El autor quieres ser una fuente de entretenimiento para el lector, mediante un estilo de escritura atractivo y el uso de historias o anécdotas.

Si deseas conocer a detalle cada uno de estos propósitos detrás del ensayo escrito, te invitamos a revisar nuestro artículo: ¿Para qué sirve un ensayo escrito? En este artículo, desglosamos cómo funcionan estos propósitos y te proporcionamos valiosos consejos para utilizarlos de manera efectiva.

Las características de un ensayo escrito

De forma muy breve, las características que todo ensayo escrito debe tener son las siguientes:

  1. Brevedad: Los ensayos deben ser cortos y concisos.
  2. Subjetividad: Deben reflejar la perspectiva y opiniones del autor.
  3. Argumentación: Las ideas presentadas deben estar sustentadas con evidencias y datos verídicos.
  4. Variedad de temas: Los ensayos escritos pueden abarcar una gran variedad de temas, desde aquellos personales, hasta los que son científicos, sociales o culturales.
  5. Presencia de una tesis: El ensayo se debe centrar en una afirmación o pregunta principal.
  6. Ausencia de verdades absolutas: Un ensayo no debe presentar respuestas definitivas.
  7. Estructura clásica: Incluyen una introducción, desarrollo, conclusiones y, si es necesario, una bibliografía.
  8. Interdisciplinariedad: Permiten integrar conocimientos de varias disciplinas para enriquecer el análisis del tema.
  9. Flexibilidad en el estilo de escritura: Aunque algunos tipos de ensayos suelen ser formales, la mayoría de ellos pueden adaptarse a un tono más personal o informal según el contexto.
  10. Conexión con el lector: El ensayo busca establecer una relación con el lector, ya sea desafiando sus creencias, invitándolo a reflexionar o ayudándole con una respuesta.

Si deseas profundizar más en este tema y descubrir con mayor detalle cada aspecto que hace único al ensayo, te invitamos a leer el artículo: ¿Cuáles son las 10 características más importantes del ensayo escrito? En él, encontrarás una exploración exhaustiva de cada característica y algunos consejos para poder integrarlos correctamente a tus ensayos.

¿Cuál es la estructura de un ensayo escrito?

La estructura de un ensayo escrito se compone de cuatro partes:

  1. Introducción: Esta sección introduce el tema principal del ensayo, estableciendo el contexto y presentando la tesis o idea central que se desarrollará.
  2. Desarrollo o Cuerpo: Es el núcleo del ensayo, donde se desarrollan los argumentos, se analizan los datos y se proporciona evidencia para sostener la tesis.
  3. Conclusión: En esta sección, el autor sintetiza los puntos clave discutidos en el ensayo y refuerza la tesis, proporcionando un cierre final y algunas reflexiones sobre el tema.
  4. Bibliografía: Si el ensayo se basa en fuentes externas, esta parte enumera todos los documentos, libros, artículos y otros materiales referenciados en el ensayo.

Si te interesa conocer más sobre cada una de las partes de un ensayo escrito y quieres saber qué información debe incluir cada sección, te recomendamos leer nuestro artículo: ¿Cuál es la estructura general que debe tener un ensayo escrito?

¿Cuáles son los tipos de ensayos que existen?

Los ensayos se pueden clasificar en diferentes tipos, cada uno con características y propósitos específicos. La categoría en la que se ubica un ensayo escrito depende principalmente de tres factores: la intención del autor, los temas tratados y el tono utilizado en la escritura.

De forma breve, los ensayos que existen actualmente son los siguientes:

  1. Ensayo Literario: Utiliza elementos y recursos literarios, permitiendo al autor expresar su estilo personal y creatividad en el análisis de temas literarios o culturales.
  2. Ensayo Científico: Aborda temas de ciencias duras (como física, química, biología) de manera rigurosa y seria, enfocándose en la presentación de datos y análisis científicos.
  3. Ensayo Académico: Se centra en temas de ciencias sociales y humanidades, analizando aspectos como la sociedad, la cultura y el pensamiento humano con un enfoque serio y riguroso.
  4. Ensayo Argumentativo: Busca persuadir al lector sobre una posición específica, defendiendo las ideas y opiniones del autor con argumentos sólidos y evidencia.
  5. Ensayo Filosófico: Trata temas filosóficos o abstractos que no se pueden categorizar dentro de alguna ciencia como: el amor, la muerte o las emociones; ofreciendo reflexiones profundas y análisis conceptuales.
  6. Ensayo Expositivo: Explica temas complejos de manera clara y accesible, destinado a simplificar la comprensión para un público general o específico.
  7. Ensayo Histórico: Explora eventos históricos, analizando causas, consecuencias, o proponiendo escenarios alternativos e hipotéticos basados en la historia.
  8. Ensayo Narrativo: Relata experiencias personales o cotidianas del autor, buscando entretener y provocar una reflexión en el lector sobre diversos temas.
  9. Ensayo Crítico: Se enfoca en analizar un aspecto específico de un tema, evaluando sus fortalezas, debilidades y aspectos no explorados anteriormente.

¿Cómo hacer un ensayo escrito?

De forma muy breve, los pasos que debes seguir para escribir un ensayo escrito desde cero son:

  1. Selección del tema: Escoge un tema que te interese y sobre el cual tengas conocimientos o curiosidad. Debe ser un tema que te motive a investigar y escribir.
  2. Delimitación del tema: Una vez seleccionado el tema, delimita su alcance. Esto implica especificar los aspectos particulares del tema que abordarás, evitando generalizaciones y enfocándote en un área más concreta y manejable.
  3. Investigación preliminar: Realiza una investigación para recopilar datos e información relevante sobre el tema delimitado. Consulta diversas fuentes para obtener una comprensión más amplia y profunda.
  4. Formulación de la tesis: Desarrolla una tesis clara que refleje la idea principal o argumento que defenderás en el ensayo.
  5. Estructuración del ensayo: Organiza tus ideas en un esquema que incluya introducción, desarrollo y conclusión. Esto te ayudará a estructurar tu argumento de manera lógica.
  6. Redacción del borrador: Comienza a redactar el borrador de tu ensayo, expresando tus ideas y argumentos, y respaldándolos con la evidencia recopilada.
  7. Revisión y edición: Revisa el borrador para mejorar aspectos como la claridad, fluidez y coherencia. Corrige errores gramaticales y ortográficos.
  8. Elaboración de la versión final: Redacta la versión final de tu ensayo, asegurándote de que tus ideas se presenten de forma clara y convincente.

Si deseas profundizar en el proceso de creación de un ensayo y dominar esta habilidad, te invitamos a leer nuestro artículo detallado ¿Cómo elaborar un ensayo escrito desde cero? En él, encontrarás una guía paso a paso que te acompañará desde la elección del tema hasta la redacción final, proporcionando consejos esenciales y estrategias prácticas para escribir ensayos de manera eficaz y creativa.

¿Cómo elegir un buen tema para un ensayo?

La elección de un tema para un ensayo es un paso crucial que define la dirección y el alcance del trabajo. Un tema bien seleccionado no solo facilita la escritura sino que también capta el interés del lector. Estos son algunos consejos que puedes seguir para elegir un tema perfecto para ti:

  1. Interés personal: Elige un tema que te apasione o que te genere curiosidad. Escribir sobre algo que te interesa naturalmente resultará en un ensayo más atractivo y auténtico.
  2. Relevancia: Considera la relevancia del tema. Un buen tema debe ser oportuno y tener importancia para un público más amplio.
  3. Originalidad: Busca un ángulo único o una perspectiva fresca sobre el tema. Evita temas sobreexplotados a menos que puedas ofrecer una nueva visión.
  4. Amplitud adecuada: Asegúrate de que el tema no sea demasiado amplio ni demasiado específico. Un tema muy amplio puede resultar en un ensayo superficial, mientras que uno muy específico puede carecer de suficiente material para desarrollar.
  5. Disponibilidad de información: Verifica que haya suficiente información disponible sobre el tema para respaldar tu análisis y argumentos.
  6. Relevancia académica o profesional: Si el ensayo es para un entorno académico o profesional, considera la pertinencia del tema en ese contexto.

Si prefieres no dedicar tiempo a buscar un tema único para ti y quieres directamente un tema que cumpla con todos estos puntos, te recomendamos leer nuestro artículo Lista de temas para hacer un ensayo escrito. Aquí, hemos compilado una selección variada de temas interesantes que pueden servir como punto de partida para tu próxima obra escrita.

Los 8 errores más comunes que debes evitar al elaborar un ensayo

Al adentrarse en el mundo de la escritura de ensayos, es común que las personas inexpertas cometan ciertos errores que pueden perjudicar la calidad y eficiencia de su trabajo. Estos fallos no solo afectan la agilidad en la redacción, sino también la efectividad y coherencia del ensayo.

Para asegurar que tu ensayo sea lo más cercano a la perfección y que el proceso de escritura sea fluido y productivo, es crucial estar al tanto de estos errores comunes y aprender a evitarlos. Conocerlos te ayudará a mejorar significativamente tu habilidad de escribir ensayos de manera eficaz y convincente.

Los errores que debes evitar a la hora de escribir tus primeros ensayos son:

I) Elegir un tema inadecuado

El primer error que debes evitar es el de elegir un tema demasiado amplio, complejo, que no te permita realizar un análisis detallado, que tenga escasa información o que no sea de tu interés.

Y es que, elegir mal el tema es como empezar un viaje sin saber a dónde vas. Si es demasiado grande, te puedes perder; si es muy pequeño, quizás no haya mucho que explorar. Y si el tema no te interesa, será como un viaje aburrido. Escoge algo que te motive y tenga el tamaño adecuado para tu aventura en el ensayo.

Si quieres aprender a elegir un tema para tu ensayo, te recomendamos leer el artículo: ¿Cómo elegir un tema de investigación? Ahi aprenderás a utilizar un método eficaz para descartar y elegir el mejor tema para un ensayo escrito.

II) No ser claro con la tesis / planteamiento inicial

Una tesis poco clara o demasiado general puede desorientar tanto al escritor como al lector. La tesis es la guía del ensayo y debe ser específica y directamente relacionada con el contenido desarrollado. Una tesis bien definida ayuda a mantener el enfoque y organizar las ideas de manera efectiva.

Recomendamos que tu tesis o planteamiento sea descriptivo y detallado, que busque encontrar respuesta a una sola pregunta o que afirme una sola idea general. Evita intentar responder todo, querer abarcar mucha información o ser demasiado general.

III) No tener una estructura bien definida

La falta de una estructura organizada en un ensayo escrito dificulta la comprensión del lector. Un ensayo debe tener una introducción clara, un desarrollo coherente y una conclusión sólida. Cada párrafo debe abordar un punto específico y estar conectado lógicamente con los demás.

Y es que, un ensayo bien estructurado guía al lector a través de tus ideas paso a paso, como si fuera un rompecabezas bien armado.

IV) Insuficiente desarrollo de argumentos

Los argumentos débiles o mal sustentados debilitan un ensayo. Por esta razón, es crucial desarrollar argumentos sólidos y respaldarlos con evidencia concreta. Cada afirmación debe ser analizada y apoyada con datos, ejemplos o citas de fuentes fiables.

V) Errores de redacción y gramática

Los errores gramaticales y de redacción pueden distraer y confundir al lector. Una correcta ortografía, gramática y claridad en la expresión son esenciales para comunicar las ideas de manera efectiva. Y estos errores pueden ser percibidos como falta de atención al detalle o desconocimiento del idioma.

VI) Uso inadecuado de las fuentes de información

El uso incorrecto o inadecuado de fuentes puede cuestionar la credibilidad del ensayo escrito. Es importante citar correctamente y utilizar fuentes confiables y verídicas.

Y es que, usar mal las fuentes es como contar una historia basada en rumores. Si no muestras de dónde sacaste tu información o si usas fuentes dudosas, la gente podría no creerte. Es importante mostrar claramente de dónde vienen tus ideas y asegurarte de que sean fuentes confiables.

VII) Crear una conclusión débil o incluir nuevas ideas

Una conclusión débil deja al lector insatisfecho. La conclusión debe enfatizar en los puntos clave y reafirmar la tesis inicial, proporcionando un cierre coherente. De igual forma, introducir nuevas ideas en la conclusión puede resultar confuso, ya que todas las ideas deben explicarse en el desarrollo.

En otras palabras, terminar mal un ensayo es como dejar una historia sin final. Una buena conclusión debe repasar lo más importante y dejar al lector con una idea clara de lo que querías decir. Tampoco es el lugar para sorpresas o nuevas ideas, sino para terminar bien tu relato.

VIII) No revisar ni editar el texto

Omitir la revisión y edición del ensayo es un error bastante común en la mayoría de los textos escritos. Una revisión cuidadosa permite mejorar la claridad, fluidez y precisión del texto.

Ignorar la retroalimentación o no dedicar tiempo a pulir el ensayo puede resultar en un producto final de baja calidad.

8 consejos / tips para escribir un ensayo escrito desde cero

Escribir un ensayo desde cero puede ser un proceso desafiante pero gratificante. Aquí hay algunos consejos para guiar este proceso desde el inicio:

  1. Comprender el propósito del ensayo escrito: Antes de comenzar, es esencial entender cuál es el objetivo del ensayo. ¿Es para informar, persuadir, analizar o discutir un tema?
  2. Elegir un tema apropiado: Selecciona un tema que te interese y sobre el cual tengas algo que decir. Asegúrate de que sea adecuado para el tipo de ensayo que estás escribiendo.
  3. Desarrollar una tesis clara: Tu tesis es la columna vertebral de tu ensayo. Define claramente tu argumento principal o la idea central que deseas comunicar. Debe ser lo más precisa y detallada que puedas.
  4. Crear un esquema: Organiza tus ideas en un esquema o mapa conceptual que incluya la introducción, desarrollo y conclusión. Esto te ayudará a mantener tus ideas ordenadas y a seguir un flujo lógico.
  5. Escribir con claridad y coherencia: Mantén tus párrafos bien estructurados y enfocados en una sola idea. Usa transiciones para enlazar tus ideas de manera lógica.
  6. Utilizar ejemplos y citas: Apoya tus argumentos con ejemplos y citas relevantes. Esto añade credibilidad a tu ensayo y fortalece tus puntos.
  7. Revisar y Editar: Dedica tiempo a revisar y editar tu ensayo. Busca errores gramaticales, ortográficos y verifica la coherencia y claridad de tus argumentos.
  8. Solicitar Retroalimentación: Si es posible, pide a alguien más que lea tu ensayo y te dé su opinión. Una perspectiva externa puede ayudarte a identificar áreas de mejora.

¿Cuál es el origen del ensayo escrito?

El ensayo escrito, como género literario, tiene sus orígenes en el Renacimiento, una época caracterizada por un renovado interés en el individualismo y la exploración intelectual.

Los primeros ensayos surgieron como una forma de expresión personal, donde los escritores reflexionaban sobre una variedad de temas, desde la moral hasta el conocimiento.

Era algo innovador, ya que en ese tiempo, los únicos textos escritos eran aquellos en donde la información aportada tenía que ser objetiva y los temas tenían que estar relacionados a la ciencia, la filosofía o a la política.

La influencia de Montaigne

Sin embargo, fue Michel de Montaigne, filósofo francés del siglo XVI y considerado el padre del ensayo moderno, el que estableció las bases de cómo debería ser escrito un ensayo.

Y es que había mucha confusión, algunos ensayistas escribian textos que parecían más narraciones que ensayos. Algunos otros elaboraban textos científicos en donde sus ideas principales eran opacadas o nulas.

En cambio, Montaigne comenzó a escribir sobre sus experiencias y pensamientos de una manera nueva y emocionante. Sus «Ensayos» eran como cartas personales llenas de ideas que atrajo a muchos lectores.

Por esta razón, Montaigne fue pionero en el uso del ensayo como un medio para explorar ideas de una manera introspectiva, estableciendo así las bases del género.

La evolución y expansión del ensayo escrito

Después de Montaigne, el ensayo comenzó a expandirse y evolucionar, ganando popularidad en toda Europa. Durante los siglos XVII y XVIII, los ensayos se convirtieron en un medio importante para la discusión de temas filosóficos, políticos y sociales.

Este período vio cómo el ensayo se adaptaba y transformaba, reflejando los cambios en la sociedad y el pensamiento.

El ensayo escrito en el siglo XX y XXI

En los últimos dos siglos, el ensayo ha seguido cambiando. Ha sido influenciado por grandes movimientos culturales y ha explorado todo tipo de temas nuevos.

Los ensayos de hoy pueden ser desde análisis profundos hasta reflexiones muy personales, mostrando lo complicado y fascinante que es nuestro mundo.

El ensayo en la era digital

Con la llegada de Internet y las nuevas tecnologías, el ensayo escrito encontró un nuevo hogar digital. Ahora, es más fácil que nunca escribir y compartir ensayos con personas de todo el mundo.

La tecnología no solo ha cambiado dónde y cómo leemos ensayos, sino también cómo los escribimos, haciéndolos más accesibles y variados que nunca.

¿Qué NO es un ensayo?

Ahora que ya tienes una idea clara de lo que sí es un ensayo, es igualmente importante entender lo que no constituye un ensayo. A menudo, hay confusiones con otros tipos de escritos, por lo que aclarar estas diferencias es esencial para comprender plenamente la naturaleza única del ensayo.

I) El ensayo no es un informe

A diferencia de un ensayo, que se caracteriza por su naturaleza subjetiva y reflexiva, un informe se centra en la presentación objetiva de datos y hallazgos.

Mientras que en un ensayo escrito el autor explora sus propias ideas y opiniones, un informe ofrece una descripción o análisis de información basado en hechos y evidencia, sin espacio para la interpretación personal del autor.

II) El ensayo no es un artículo periodístico ni una noticia

Los artículos periodísticos difieren de los ensayos en su propósito y estilo. Un artículo periodístico busca informar sobre eventos actuales o temas de interés general de manera objetiva y directa, a menudo con una estructura más rígida.

Por otro lado, un ensayo permite al autor expresar sus pensamientos personales y presentar argumentos de manera más libre y subjetiva.

III) El ensayo no es una narración

Mientras que los ensayos pueden ser creativos en su enfoque, se distinguen claramente de la narrativa de ficción.

Un ensayo se enfoca en presentar ideas, reflexiones y argumentos sobre temas reales, mientras que la ficción crea mundos y situaciones imaginarias, con un énfasis en la trama y los personajes, no en la exploración de ideas o argumentos reales.

IV) El ensayo no es un texto académico / científico

Los textos académicos y científicos se diferencian de los ensayos en su nivel de formalidad y estructura.

Estos textos suelen seguir un formato estricto, con un enfoque en la presentación de investigación y hallazgos según métodos científicos o académicos estandarizados. Los ensayos, en cambio, permiten una mayor libertad en la estructura y el estilo, enfocándose más en la perspectiva y análisis del autor.

IV) El ensayo no es un blog personal

Los blogs personales pueden parecerse a los ensayos en su expresión de pensamientos personales, pero generalmente difieren en profundidad y formalidad. Un blog puede ser más casual y menos estructurado, a menudo reflejando las experiencias cotidianas y opiniones del autor de manera informal.

Los ensayos, por otro lado, tienden a ser más formales y organizados, con un enfoque en el desarrollo coherente de ideas y argumentos.

Preguntas frecuentes relacionadas a los ensayos escritos

¿Cuál es la extensión mínima de un ensayo escrito?

La extensión mínima para un ensayo escrito es de 200 palabras o media cuartilla (dependiendo el tipo y tamaño de fuente utilizada).

¿Cuál es la extensión máxima de un ensayo escrito?

No existe una extensión máxima fija, pero generalmente un ensayo extenso no debe superar las 15,000 (quince mil) palabras o 20 cuartillas.

¿Qué tipo de texto es un ensayo escrito?

Es un texto argumentativo y de investigación ya que permite al autor explorar una idea o tema, proporcionando su perspectiva personal y análisis. Pero para hacerlo, requiere de una base sólida de evidencias e información verídica.

¿Cuántas hojas o páginas tiene que tener un ensayo?

Todo depende del tema elegido y del autor, pero un ensayo típico de colegio o universidad tiene entre 3 y 6 cuartillas.

¿Cuántos párrafos tiene que tener un ensayo?

No existe una cantidad exacta de párrafos, pero lo mínimo es 4 párrafos: 1 para la introducción, 2 para el desarrollo y 1 para la conclusión.

¿Cómo comenzar a escribir un ensayo?

Algunas de las palabras y frases recomendables para iniciar un ensayo son:

1. Preguntas Retóricas: Por ejemplo, «¿Alguna vez nos hemos preguntado por qué…?» o «¿Cómo cambiaría nuestra perspectiva si…?»

2. Citas Relevantes: Usar una cita de una figura reconocida que esté relacionada con el tema del ensayo, como «Como dijo una vez [Autor]…»

3. Declaraciones Provocativas o Impactantes: Por ejemplo, «Nada ha cambiado tanto el mundo como…» o «Es un hecho sorprendente que…»

4. Datos o Estadísticas Interesantes: Iniciar con un dato intrigante, como «Según estudios recientes, más del 70% de…»

5. Anécdotas o Historias Breves: Comenzar con una historia corta relacionada con el tema puede ser muy atractivo.

¿Cómo se escribe un ensayo en primera o tercera persona?

Depende del estilo y el tema. La primera persona (yo, nosotros) se usa para experiencias personales, mientras que la tercera persona (él, ella, ellos) es más formal y objetiva.

¿Dónde se pone el nombre del autor en un ensayo?

Generalmente en la portada y/o al inicio del ensayo, a veces en el encabezado.

¿Qué se pone en la portada de un ensayo?

Título del ensayo, nombre del autor, institución, fecha y a veces el nombre del curso o del profesor.

¿Cómo es el título de un ensayo?

Debe ser claro, conciso y reflejar el contenido del ensayo. Sin embargo, también es importante que sea atractivo para el lector. Su extensión no debe superar las 15 palabras.

¿Dónde van las imágenes en un ensayo?

Dentro del cuerpo del texto o al final del ensayo en una sección separada si son numerosas.

¿Cómo citar a una persona en un ensayo?

Siguiendo el formato de citación elegido (APA, MLA, Chicago, etc.), generalmente con el apellido del autor y la fecha de publicación entre paréntesis.

¿Qué es un ensayo de una cuartilla?

Un ensayo que ocupa una sola página escrita (aproximadamente 250-300 palabras).

¿Como debe ser el índice de un ensayo?

Generalmente no se requiere en ensayos cortos. En ensayos largos, debe listar los títulos de las secciones y subsecciones con sus páginas correspondientes.

¿Cómo se escribe el título de un ensayo?

Debe ser descriptivo y captar la esencia del ensayo, usando palabras clave relevantes.

¿Que permite el ensayo al autor?

Permite al autor explorar ideas, expresar sus pensamientos y opiniones personales, y presentar argumentos sobre un tema específico.

Referencias y fuentes utilizadas: