Relato de terror: Una noche tranquila

Compártelo con tus amigos

El siguiente relato de terror: “una noche tranquila” es de autor anónimo (fue encontrado en una publicación de Facebook). Si tu sabes quien es el escritor, te invito a dejar el nombre en los comentarios, así podremos dar los créditos correspondientes.

Una noche tranquila

La chica conducía, pero los kilómetros no la alejaban de sus pensamientos.

La noche se estaba comiendo la carretera, las luces de su auto le revelaban el próximo tramo del camino, y el desierto le echaba en cara la muerte de su hermana.

Si se hubiese acercado a ella, si le hubiera dicho que era hermosa, irremplazable, que la opinión de otros cabía en un bote de basura. Si hubiera hecho de lado los tres años de edad que las separaban, si hubiese puesto atención a su falta de apetito, a su constante deseo de dormir, a su mirada ausente.

Si no se hubiese burlado de ella cuando le habló de Natasha, la chica popular de su colegio, y de las extenuantes y pesadas bromas que le jugaba junto con sus amigas. Si le hubiera entregado una palabra, un abrazo, una chispa de autoestima. Entonces quizá su hermana habría vivido más allá de los catorce años.

Todos esos ‘hubiera’ se le clavaban en la piel, la tristeza le besaba la espalda, la carretera no decía nada y el pasado gritaba eufórico.

El auto pasó por una curva y el movimiento la transportó a la escena que intentaba evadir: la tarde callada cuando sus padres no estaban en casa, los pasos de ascenso por las escaleras, el chirrido de la puerta, el cuerpo de su hermana colgado en su habitación… los alaridos que soltó mientras le acariciaba la cabeza.

«Te he fallado, quisiera jugar contigo en el patio como cuando éramos niñas, pero ahora tus ojos sólo tienen color en las fotografías»

Abandonó la carretera y se internó en un segmento apacible del desierto. Soltó las lágrimas que le pesaban y dejó algunas para el regreso.

Salió del auto con los puños endureciéndose lentamente. Abrió la cajuela: ahí seguía Natasha, atada y amordazada.


Síguenos en nuestras redes sociales


La oscuridad le impidió ver sus ojos de súplica, en aquella pose parecía un bello pájaro indefenso. La sostuvo del cabello y la sacó con brutalidad.

Estiró la mano dentro de la cajuela y alcanzó el bate de Béisbol. No había jugado desde que era niña, pero esa noche practicaría un poco


¿Qué te pareció este relato de terror? Déjanos tu opinión en la caja de comentarios. Y si prefieres, te dejo otros relatos igual de interesantes acá abajo.

Compártelo con tus amigos


¿Te quedaste con ganas de más?

1 comentario en «Relato de terror: Una noche tranquila»

Deja un comentario